Categorías

NUESTRAS TIENDAS

Bolsos de mano, sus comienzos

 

     Hoy voy a hablar de un complemento muy útil que llevamos las mujeres desde tiempo inmemorial y del que yo personalmente soy una enamorada, el bolso de mano.

   Tengo que decir que es uno de mis complementos favoritos y que tengo un montón, por lo  siempre que voy de compras, procuro no mirarlos pues suelo caer en la tentación de comprarme uno  con  mucha facilidad.

 

     Como siempre, y como supongo que os habréis dado cuenta, me gusta aportar una pequeña  reseña histórica que os adjunto

     Los bolsos de mano han recorrido un largo camino desde el siglo XV, el origen del primer bolso de mano. De vuelta a la década de 1400, los monederos y los bolsos de mano fueron utilizados para llevar semillas, objetos religiosos y medicina y eran llevados por hombres y mujeres. Las Bolsas estaban bordadas por lo general con la ilustración de una historia de amor y eran a menudo un regalo del novio a la novia cuando se casaban. No fue sino hasta la época victoriana que los bolsos de mano se hacían para que hicieran juego con diferentes vestidos y con las prendas de vestir de las mujeres. En la década de 1850, los bolsos eran planos, circulares o cuadrados y estaban decorados con colores vivos y pedrería de fantasía, en contraposición con el estilo antiguo que estaban decorados con un cordón. Muchas mujeres también diseñaban sus propias carteras de modelos que estaban disponibles en las revistas de damas populares de la época.

    A principios del siglo XX y con estando en boga el estilo art nouveau se confeccionaron en Europa un sinfín de bolsos de mano para señoras, elaborados unos en tela, siendo la seda y el terciopelo lo que más se llevaba y también unos maravillosos bolsos de fiesta realizados en metales preciosos y semi preciosos.

     Encontramos de esa época bolsos realizados en oro, de malla con una cadenita, que tenían el espacio justo para guardar el pañuelo y la carne de baile, coquetona y favorecedora. Este tipo de bolso lo llevaban las mujeres de la alta sociedad europea y norteamericana.

    Pero los que más abundaban en ese momento eran los bolsos también de malla, con cadenita embocadura labrada o lisa y cierre con chatones de piedras semipreciosas o incluso preciosas, realizados en plata de  primera ley.

    En este momento hay muchos bolsos de plata en el mercado y a mi modo de ver son piezas que todavía pueden llevarse en celebraciones o fiestas.

      Cinco bolsos de malla realizados en plata siglo XIX-XX, salen a subastas este mes de Noviembre en Subastas Durán de Madrid

 

 Muestras de Bolsos  realizados en tela y metales siglos XIX y XX.

 Espero que os haya gustado esta pequeña aportación a la cultura del complemento femenino.

Un saludo y muchas gracias:

Fdo.: A.G-8a